martes, 3 de noviembre de 2009

¿Y qué pinto yo en tu vida?...

Ahora mismo no me entiendo se me ha venido el otro día a la mente aquella clase de informática, tan apasionante dando teoría oh si me encanta... Hablaban de imágenes digitales y valores como el tono la saturación y el brillo a lo que no pude evitar llevarlo todo a lo personal, como últimamente.
El libro define tono como "color reflejado por un objeto y, generalmente, se identifica por el nombre del color, como rojo, naranja o verde" reflexionando acerca de esto me pare a pensar que tipo de tono es el que me rodea y para eso no pude evitar echar mano de la definición "color reflejado por un objeto" a mi idioma lo traduzco en que el color de uno mismo es proporcional al color que tengan otros hacia nosotros, aunque esto acabe siendo un circulo vicioso, mi tono actualmente depende del tono de otras muchas personas y sea por suerte o por desgracia, es automático y no lo puedo evitar. Mi tono cambia favorablemente cuando depende del número de sonrisas que pueda ver a lo largo del día, de aquellas otras que me puedan sacar, de si me dejaras ver tus ojos, o me alegraras con una simple llamada perdida. Este tono cambia a peor cuando no hayo soluciones a miles de preocupaciones que me rondan la cabeza, a no poder ver las cosas en su sitio, en no poder amueblarme bien, en tu indiferencia, en que dejes de decirme que tengo las manos heladas, en que me hables sin seguir poniendo esa sonrisa o en otras muchas cosas.

Siguiendo con la explicación del libro la saturación es denominada por "la intensidad o pureza del color y mide la cantidad de gris en forma de porcentaje de 0% a 100%" claramente lo identifico con los sentimientos, con las sensaciones, o todo aquello que consiga revolverme por dentro ya sea bueno o malo, es la intensidad de poder sentir las cosas y hasta que punto nos pueden afectar, siempre pensaré que hacer las cosas con la mayor intensidad seria proporcional al resultado... Al medir la cantidad de gris se podría atribuir como la cantidad de cielo gris hay en tu día, ese tanto por ciento que se relaciona con el tono.

Por último comenta algo acerca del brillo, lo define como "luminosidad u oscuridad relativa al color y se expresa como un porcentaje entre 0% (negro) y 100% (blanco)" repasando lo anterior; luminosidad u oscuridad relativa al color, dependiendo de lo que te aporte el tono los días se podrán llenar de luz u oscuridad y eso solo depende en mi caso de las vidas reflejadas en este objeto o sea ser yo... esto hará que el tanto por ciento que deba pintar más claro o más oscuro del cielo dependa solo de eso.
Últimamente me apetece llenarte y que me llenes los días de luminosidad dejando al 0% el gris del cielo gracias al tono recíproco.

3 comentarios:

  1. Estoy totalmente de a cuerdo contigo, nosotros no podemos dejar de estar siempre dependiendo de la situación de los de mas, su alegría, o su tristeza, es contagiosa.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Estás loca, pero me ha gustado la reflexión.
    un besazo!

    ResponderEliminar